Gloria y honor a la Madre Protectora

La coronación de la Virgen de la Merced como Madre y Reina de los tucumanos es la síntesis de una historia cargada de milagros, lealtad y devoción. Su Santuario encierra tesoros de nuestra historia y libertad.

La tradición cuenta que Manuel Belgrano estuvo un largo rato rezando frente al altar de la Virgen durante la madrugada del 24 de Septiembre de 1812. Incluso, se cuenta, que éste le pidió un milagro a través de su intercesión. Se sabía en inferioridad de condiciones contra la avanzada Realista que venía desde el norte al mando de Pío Tristán. Las tropas españolas superaban en número a las del Ejército del Norte, pero Belgrano, desoyendo las órdenes del Triunvirato de replegarse hasta Córdoba, escuchó el pedido de los habitantes de San Miguel de Tucumán que, alarmados por los rumores de retirada, pidieron al general la resistencia en la provincia. El combate fue una suerte de jugada de ajedrez, las divisiones estaban ubicadas estratégicamente en distintos puntos esperando la entrada de los Realistas. El desenlace muestra una lucha librada en medio de un tremendo desorden, aumentado por la aparición de un actor inesperado: una inmensa manga de langostas se hizo presente en la escena provocando una oscuridad que hacía aún más confuso el panorama y la caballería de ambos ejércitos se trenzaron en entreveros furiosos. Al caer la tarde pocas precisiones había de los resultados, no fue hasta entrada la noche que Belgrano, intentando otros movimientos, se cruzó con el coronel Moldes que aseguraba que la victoria estaba en las manos de los patriotas. Poco después se sumó el General Balcarce y se escucharon las primeras voces que calificaban de victoriosa la situación, juzgando el estado del campo cubierto de cadáveres y despojos españoles.Todos los testigos que sobrevivieron aquel día afirmaron, según consta en distintas crónicas de la época: “Se ha logrado una milagrosa victoria” y, en verdad, narraron cosas increíbles. Tristán, acorralado, emprendió la retirada.

Fue un triunfo clave en las guerras de la independencia, vencer en esta batalla de Tucumán permitió a los rioplatenses confirmar los límites de la región bajo su control. No se puede determinar si el resultado tiene que ver con un cúmulo de circunstancias imprevistas, la viveza y el coraje de los criollos o el milagro de la Virgenque Belgrano había pedido. Quizá fue una suma de las tres cosas. Lo cierto es que aquel triunfo se selló un 24 de septiembre, el día de la Virgende la Merced. Unmes después se celebró una misa de acción de gracias. Belgrano fue designado Capitán General, pero rehusó el ascenso con modestia y  depositó su bastón de mando entre los cordones del ropaje de la imagen, proclamándola en agradecimiento como Generala del Ejército Argentino. El parte de guerra que transmitió Belgrano al gobierno luego de la victoria decía textualmente: “La patria puede gloriarse de la completa victoria que han tenido sus armas el día 24 del corriente, día de Nuestra Señora de las Mercedes bajo cuya protección nos pusimos“.

Una tradición que lleva más de 400 años en Tucumán

Pero la Ordenmercedaria se instaló en Tucumán desde momentos de su fundación en 1565, cuando éste no era un país ni una Republica y su territorio no se llamaba Argentina. En este contexto colonial los mercedarios se asentaron en la antigua Ibatín, donde se edificó un templo y un convento. “En la raíz de la fundación de nuestro Tucumán, está la Virgen de la Merced. Los sacerdotes mercedarios fueron los primeros que vinieron a la provincia, trayendo la imagen y estableciéndose en la ciudad”, dice el padre Carlos Sánchez, Párroco dela Basílica.

La Ordenfue fundada en 1218, en España, por Pedro Nolasco a quién se le había aparecido la Virgenencomendándole la misión de liberar a los cristianos cautivos en manos de los Moros. Estos eran capturados por profesar su fe en Cristo. Nolasco, al ver tantos cristianos prisioneros trataron de conseguirles la libertad, pagando con su propio dinero el rescate de muchos de ellos. Pero eran tantos que su dinero comenzó a acabarse y así fue como éste y sus primeros compañeros vistieron el hábito y fundaron la Orden de la Merced para la redención de los cautivos. Hoy no hay Moros, pero si otras cautividades presentes en la sociedad como ser la opresión que viven los más necesitados, las adicciones, la corrupción , las ambiciones que no lo dejan al hombre vivir en libertad y con el sentido de trascendencia”, subraya el Padre Sánchez. “Y qué mejor cobijo que el de la Virgen para superar estos escollos”, concluye.

Idas y vueltas del templo

Cuando en 1685 San Miguel se trasladó de Ibatín a su ubicación actual, le fue entregado a los mercedarios el solar de la actual esquina de Rivadavia y 24 de Septiembre, donde se levantó el claustro y la iglesia. El traslado se había iniciado, justamente, un 24 de septiembre. En la década de 1830 se comenzó a edificar otro templo que quedó abandonado un tiempo después, hasta que las obras fueron retomadas en el 65, inaugurado y bendecido quince años más tarde. Pero la suerte que corrió aquél dio un nuevo mal trago y pronto comenzó a deteriorarse. Así que hacia 1927 fue demolido totalmente. Fueron Alfredo Guzmán y su esposa, Guillermina Leston, los que costearon la construcción de la iglesia actual, que fue inaugurada el 24 de septiembre de 1950. De esta manera, la edificación actual, constituye el tercer templo en honor a la Virgende la Merced. Sinembargo, la atmósfera de este sitio envuelve un alto simbolismo para la ciudad. Así es como en distintos momentos se declaró “lugar histórico” a la Parroquia y Santuario, mientras que el camarín de la Virgen como “Monumento Histórico Nacional”. La Arquitecta Mercedes Aguirre, directora de Patrimonio Cultural de la Provincia, sostiene: “Sin dudas esta Iglesia no es importante sólo para Tucumán sino para el país, por eso los historiadores que llegan hasta acá toman como referencia este espacio, porque el mural que hay en sus techos refleja la imagen -con mayúscula- de lo que pasó en la famosa batalla”. Además afirma: “Este lugar posee valores culturales y patrimoniales intangibles, aquí se invistió a la Virgen como Generala del Ejército Argentino, por eso también tiene un valor agregado y un paso obligado para los que visitan la ciudad”.

La historia es caprichosa y quiso quela Virgendela Mercedy su Santuario quedasen ligados estrechamente con estas tierras; que desde los primeros tiempos fuese nombrada como Abogada y Patrona de esta ciudad. Quiso también que el día de su conmemoración (24 de septiembre) coincida con momentos de tanta significación como el día en que comenzó el traslado de la ciudad desde Ibatín hasta su sitio actual, así como el día en que se libró aquella batalla tan valiosa para nuestra libertad. De ahí que los tucumanos han fortalecido esa devoción y ese vínculo conla Madre Protectora.

Camino al bicentenario

El 24 de septiembre de 2012 se cumplen 200 años dela Batallade Tucumán. Es por eso que, por iniciativa dela Parroquia, la imagen comenzó, el 1 de octubre de este año, una peregrinación que culminará 24 de septiembre de 2012 y que recorrerá cada una de las comunidades parroquiales de la provincia. La visita dela Virgen(estará una semana en cada comunidad) comprenderá su paso por Escuelas, Caps, Municipalidades y distintos Centros Cívicos.

A su vez se cumplirán 100 años dela Coronación Pontificiadela Virgencomo Madre y Reina de los Tucumanos, en nombre del Papa San Pio X. Se preparan grandes festejos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: