Arturo Martín Jauretche: Saber pensar en busca de la verdad

A su vida la construyó en base al aprendizaje y a lo largo de ella asumió una profunda batalla política e ideológica ligada a la búsqueda de la verdad y a la firme demanda en contra de los mitos y privilegios que la clase dominante albergó en la sociedad argentina.

Pensador, escritor y político argentino, Arturo Martín Jauretche nació el 13 de noviembre de 1901 en el pueblo de Lincoln, provincia de Buenos Aires. Hijo de Pedro Jauretche y Angélica Vidaguren, fue el mayor de diez hermanos. Su familia era de clase media y pertenecía a un ambiente políticamente conservador. Ya de niño, iba a escuchar los relatos en los típicos fogones que en aquella época se hacían con excusa de reunión y lectura. Allí aprendió a valorar la sabiduría popular, la capacidad de la gente sencilla de saber dónde se encuentra su bien y la del intelectual que encuentra la verdad a través del compromiso por la causa del pueblo.

Don Arturo observaba a la política nacional como aquella que buscaba el bien de la mayoría, de los sectores populares. A su vez, cuando manifestaba su idea de utilizar debidamente el intelecto, se refería a no quedarse en el simple filosofar, sino en utilizar a la actividad intelectual para encontrar soluciones a los problemas nacionales. No fue un filósofo en el sentido del hombre que busca la verdad por sí misma, ya que siempre la vio como un instrumento para alcanzar la grandeza del país y la felicidad del pueblo. Lo cierto es que Jauretche quedó sujeto en su papel de hombre que escucha, interpreta y polemiza, teniendo en sus manos las armas del conocimiento histórico y el realismo, y nunca abandonó su convicción de que el proceso del conocimiento tenía que ver  con experimentar, añadir la intuición y finalmente conceptualizar. Así es que través de las ideas plasmadas en sus libros, todavía sigue advirtiendo sobre los peligros que pueden llegar a anestesiar el pensamiento nacional, debido a que -como él decía– siempre se interesó por “mejorar la suerte de sus paisanos”.

De joven dio sus primeros pasos como militante en el Partido Conservador, pero su participación en el movimiento estudiantil y la influencia del poeta y compositor Homero Manzi lo aproximaron a Hipólito Irigoyen. En 1920 viajó a la Capital y continuó sus estudios hasta conseguir el título de abogado. Es en los años ’30 donde se define su activismo político, participando en luchas contra la “década infame” y levantamientos callejeros contra las dictaduras de Uriburu y Justo, donde culminó siendo apresado.

Esa militancia alcanza fuerza y trascendencia cuando, junto a Manzi y Scalabrini Ortiz, entre otros, fundó FORJA (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina), surgida como una fuerza política de sustitución ante la certeza de que el radicalismo había dejado de ser una fuerza de cambio nacional tras la muerte de Irigoyen. Más tarde, con el surgimiento del peronismo, Jauretche adhirió a los principios del naciente Movimiento Justicialista, con las ideas de que “no hay nacionalismo sin pueblo”, que “sólo los descamisados podrán aplastar a los vendepatrias”, y que “la independencia económica y la soberanía política no se plasman sin la justicia social”.

Incluso, tuvo intensa participación en la lucha de la resistencia peronista después del golpe militar que derrocó a Perón en 1955, con el propósito de que la derrota política de las masas no se convirtiera en una derrota ideológica. A partir de esa etapa empiezan a surgir sus libros, siendo “El Plan Prebisch: retorno al coloniaje” el primero de ellos. Desde 1946 hasta 1951 fue presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires y, al producirse la Revolución de 1955, volvió a la lucha política en defensa de los diez años de gobierno popular. Don Arturo murió a los 73 años en Buenos Aires, el 25 de mayo de 1974.

A pesar de sus diferentes adhesiones políticas, puede decirse que este “pensador social” – como a él le gustaba definirse – no se encadenó a ninguna de ellas y que siempre reconoció que lo nacional constituye un proceso popular que encuentra diversos canales de expresión según el momento histórico. Asimismo, Jauretche manifestaba que no era un político en el sentido aceptado del término y que había “utilizado la política como trampolín para esa empresa”, la de crear un estado de conciencia entre los argentinos. Rechazaba las ideas extranjeras y a los intelectuales de pretendida orientación universalista, criticando de igual modo a los postulados liberales, la oligarquía, el socialismo y el comunismo, basándose en el hecho de que ninguno de ellos había comprendido al país.

En su largo caminar por la vida pasó desde una juventud conservadora a una posición revolucionaria antiimperialista en sus años cumbres. Como Jauretche solía decir: “Al revés de tantos políticos, yo subí al caballo por la derecha y terminé bajando por la izquierda”. Fue un hombre que estuvo por sobre todos los partidos políticos y ajeno a cualquier ideología.  Siempre promovió una constante lucha por revelar la verdad, cuestionando a la clase dominante, a sus hábitos y a sus alianzas con los modelos económicos de los países capitalistas. Fue, sobre todo, un hombre que brindó su enseñanza a los argentinos para que abriesen los ojos y supiesen pensar.

Algunos de sus libros más conocidos:

1955: “El Plan Prebisch, retorno al coloniaje”.

1957: “Los profetas del odio”.

1958: “Ejército y Política. La patria grande y la patria chica”.

1959: “Política Nacional y revisionismo histórico”.

1960: “Prosas de hacha y tiza”.

1962: “FORJA y la Década Infame”.

1964: “Filo, contrafilo y punta”.

1966: “El medio pelo de la sociedad argentina”.

1967: “Los profetas del odio y la yapa. La colonización pedagógica”.

1972: “Manual de zonceras argentinas”.

1972: “De memoria. Pantalones cortos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: